Quien tiene luz propia, otro la envidia, ¿por qué?

envidia

La envidia, inventa rumores

La envidia es un sentimiento de tristeza por el bien ajeno, ¿por qué? según como se mire, la envidia es la fuente del resentimiento del ser humano.

Según Osho dice que: “Envidiar es comparar” y el comparar no es lo correcto. Y, como cada persona es única, incomparable e irrepetible, entonces la comparación es una tontería. Pero nadie lo entiende así. Ahora bien, cuando se entiende que es una tontería y no es de preocuparse por la persona afectada, la envidia desaparece de la persona que tiene ese resentimiento, porque no puede lograr su objetivo.

La envidia en sí, es el producto de una baja autoestima, porque esta persona “enferma” es una constante de comparar con desprecio hacia los demás. La persona envidiosa, internamente, siente un gran vacío con sentimientos de nunca ser  suficientemente bueno. Lo cual la envidia, es una de las principales causas de su propia infelicidad.

Podríamos nombrar las señales que le delatan a esta persona

  • La autoestima baja.
  • La falta de valoración personal y amor por sí misma.
  • La comparación constante con los demás.
  • El querer lo que los demás tienen, amén, de desearles el mal.
  • Tienen personalidad egocéntricas.
  • Son personas narcisistas, antisociales e histriónicas.
  • Tienen una personalidad neuróticas, inmaduras y mediocres.
  • Son personas que actúan por impulsos de ira.
  • Son personas que están bloqueadas por los miedos, los conflictos y las contradicciones.

¿Cuáles son las causas?

Estudios y estadísticas, afirman que estas clases de personas, tienen características personales que predisponen tener un mayor sentimiento de envidia, por los factores sociales y culturales. Por lo que al ver que no pueden estar a un mismo nivel social o cultural de otra, le provoca ese sentimiento.

El origen de la envidia, suele comenzar con el no gustarse ni aceptarse a una misma, y no perdonarse ni hacer las paces con una misma y con ella y su entorno. 

La envidia dependerá del grado de autocrítica de la persona. Si se tiene una envidia reconocida y expresada, se puede llegar a controlar y dirigirla hacia algún fin positivo. Ahora, si la envidia se niega o se rechaza, es un proceso auto destructivo, porque para quién la padece, es una de las formas de expresión negativa  derivándolo hacia la angustia, rabia, dolor, etc.

Hablemos ahora de cómo superar la envidia:

  • El primer paso, es aceptar la envidia como una emoción natural, quitándole su significado negativo.
  • La persona debe reconocer que algunas personas o situaciones le provocan envidia y debe desterrarla.
  • Deberá dominar los sentimientos y comportamientos negativos provocados por la envidia.
  • Debe aprender a conocerse mejor y aceptar las carencias y miserias que tenga internamente.
  • Debe perdonar las propias limitaciones, pues todos tenemos ciertas limitaciones.
  • Se debe coordinar los deseos con capacidades y posibilidades.
  • Debe intentar disfrutar con todo lo que se puede hacer con nuestra individualidad.
  • Se debe evitar las excesivas comparaciones en la niñez y eso es un mal de los padres que deben corregir.
  • El potenciar una educación que fomente la solidaridad, que estimule el alegrarse del bien ajeno.
  • Si se necesita ayuda para intentar conseguir una alta autoestima, recurramos a un especialista.
  • El aprender a ser agradecidos por todo lo que se tiene es lo mejor hay

Para concluir, la envidia no sirve de nada, no deja avanzar libremente en la vida y crea infelicidad, por lo que se debe generar autoconfianza, amor así misma. Alegrarse por lo que tienen los demás. La vida da muchas vueltas y cuando menos se espere, vendrán aquellas cosas que un día se ha deseado.

Related posts

Leave a Comment

*