La pasión de la pareja, ¿se apaga?

¿Por qué estás con su pareja,amante, esposo/a? ¿Qué es lo que te mantiene unido a ella/él? ¿Qué pasaría si tu relación se acabara o ya no existe nada? ¿Cómo lo/la responsabilizas de tu/su felicidad? ¿Quién gana cuando se hace daño entre pareja? ¿Cómo se demuestra que les aceptamos como es? ¿Qué podríamos hacer para mejorar la relación?

Son preguntas que a veces no se abordan entre la pareja o a una misma/o, para no darnos cuenta de la realidad. Cuando recién empezamos una relación, tratamos de conquistar. Nuestra pasión se despierta igual que la lujuria. Y queremos estar con esa persona hasta el final de nuestros días, pero luego de unos años, cuando logramos estar con esa persona que reunía todas esas condiciones que queríamos para convivir con ella/él, se desmorona.

Complicidad en la pareja

Obviamente, deseamos amar y ser amados siempre, no solo por unos primeros años o unos meses nada más. Sin embargo, hay que decir la verdad, muchas relaciones afectivas terminan convirtiéndose en sinónimo de rutina, conflicto y sufrimiento porque no lo hablamos y ya no compartimos lo que se llama complicidad.

A pesar de nuestras buenas intenciones, muy pocas parejas logran mantener encendida la llama del amor con el paso del tiempo. Y esto es una realidad.

Momentos de realidades

Si te preguntas: ¿por qué son tan complicadas las relaciones, cuando deberíamos ser más comunicativos con esa persona que elegimos y que nos encantó cuando le conocimos? ¿por qué provocan tanto dolor y sufrimiento, que cuando ya no aguantamos más, mandamos a esa persona a pasear y le vomitamos toda la rabia, bronca que conservamos durante mucho tiempo? ¿en qué momento se termina el amor y da paso al acostumbramiento y dar el paso de decir a la pareja, ya no te amo?

Por muy duro que pueda parecer, cada vez más psicólogos, son los que afirman que todo esto sucede porque, en primer lugar, “el amor nunca existió, sino un atraimiento y esa química física que experimentaron esas dos personas que se conocieron y que en principio no deseaban separarse ni un minuto entre sí”.

Si bien al principio, lo confundimos con “el enamoramiento”, más adelante volvemos a equivocarnos, creyendo que el amor es el sentimiento más amoroso que pueda existir, aunque a veces, algunas personas se obsesionan y autoconvenciéndose de que esa persona es la que tiene que estar en nuestra vida, a como de a lugar. Y luego dicen:- me ha usado-. Y no es así, saben con el tiempo qué desea cada uno.

La pasión de la pareja, ¿se acaba?

Cuando el amor se termina

Se debe reconocer, que muchas personas dejan de amar a sus parejas, porque ya no tienen sentimientos de amor hacia ellas”,  y la otra parte, lo enfoca en el  victimismo y reacciona diciendo:- me ha usado y ahora me tira como si de una prenda se tratara, se aprovechó de mi como persona, etc..

Todo esto, es más que nada, porque los sentimientos de bronca surgen como consecuencia de nuestras actitudes y comportamientos amorosos que le hemos dado a esa persona. Para amar de verdad, debemos asumir la responsabilidad de crear este tipo de conductas, desarrollando nuestra proactividad al servicio de la relación.

 

Hay un lema que dice: el que ama no se equivoca, se equivoca el que no desea recibirlo

 

Complicidad

Cuando amamos, experimentamos plenitud propia, y nos convertimos en cómplices del bienestar del otro. El amar de verdad, implica asumir la responsabilidad de crear conductas, que estén al servicio de la relación. Yo soy yo, y tú eres tú, ambos somos diferentes, pensamos diferente, actuamos diferentes.

Si coincidimos en varias cosas será maravilloso. Si no, no hay nada que hacer. No importa la edad, si eres mayor o menor que tu pareja, amante o esposa/o ni nuestro círculo afectivo, deberán juzgar nuestra relación. Nadie quiere renunciar a amar y ser amado.

El quid de la cuestión, radica en que es imposible amar a los demás, si no nos amamos a nosotros mismos primero, esto lo habrás escuchado mil veces. Y es que debido a nuestra falta de autoestima, buscamos en nuestra/o compañera/o sentimental la aceptación primeramente, luego el cariño, el aprecio, el reconocimiento y el apoyo que no nos damos a nosotras/os mismas/os. ¡¡¡Seamos realistas!!!

Si debemos definir qué es la autoestima, se podría definir como: la manera en la que nos valoramos a nosotras/os mismas/os”. Y no se trata de sobre- o subestimarnos, sino de vernos y aceptarnos tal como somos. Este es el viaje que propone el autoconocimiento y el desarrollo personal, dos procesos cada vez más integrados y demandados en nuestra sociedad.

Posibilidad de unión de pareja

¿En algún momento, la pareja se acaba?

La posibilidad de unirnos como pareja, e incluso fusionarnos emocional y sexualmente, pasa por comprender y aprovechar esta diferencia para poder así complementarnos como pareja. A ver, si lo entendemos de una vez…

Si aprendiste hoy, toda esta lección bien, entonces, vivirás el no puedo vivir contigo ni sin ti. Pero no ahogues a tu pareja, dale su espacio, resuelvan las dificultades hablando, porque las discusiones de hoy en día, se trata de lo monetario, de los hijos, de las ex y los hijos de un primer matrimonio, de una suegra o cuñada que se meten dentro de la relación, porque tu pareja no tiene los suficientes ovarios en el caso de la mujer o cojones como vulgarmente se dice, en el caso del hombre, de preguntarse si su pareja es más importante que esas dos personas,  y que no se ponga todo dentro de una misma bolsa. Porque todo eso, despierta resentimiento, bronca y rabia. Y ahí viene esa incapacidad para continuar en pareja.

Nos guste o no, solemos quedar atrapados por estas disyuntivas que se ha comentado en el párrafo anterior. Eso sí, a pesar del dolor y del sufrimiento que experimentamos, cuando terminan nuestras relaciones sentimentales, jamás nos damos por vencidos. No importa la edad que tengamos. Pero no debemos actuar con resentimientos. Debemos liberarnos de lo tóxico. Y volver a aprender y aprehender a amar y ser amado

Si vuelves a tener pareja

Sin embargo, es tal la necesidad de compartir nuestra existencia con alguien, aunque digamos al principio: ” a mi, no me vuelven agarrar otra vez”, “jamás volveré a tener pareja”, “no me volveré a casar”, “solo de la puerta para afuera”.

Y la verdad, es que en los últimos años, están proliferando las agencias matrimoniales, las paginas de internet para encontrar pareja, por ejemplo. Son esos Cupidos, que fomentan a que se sigan relacionándose y no quedarse sola/o.

Si volvieras a querer formar una vez más, una pareja, primero deberás conquistar la autonomía e independencia emocional, el aprendizaje radica en construir una convivencia constructiva, honesta y respetuosa. Y por último, valorar y disfrutar de la persona con la que compartiremos nuestra vida tal como es.

Related posts

Leave a Comment

*