El 45 % de las personas ya han dejado fumar, y tu, ¿qué esperas?

dejar de fumar

Fumando espero a la mujer que quiero… así comienza el tango

Así comenzaba el tango que solía cantar Sara Montiel en una de sus tantas películas. Y ya sabemos que el vicio de los cigarrillos, es un vicio caro, que puede llevarte al otro lado del velo. La elección es tuya. Lo dejas y comienzas una nueva vida o ya sabes lo que te espera.

En este momento, se observa que los más fumadores son mujeres que hombres. Pero 2 de cada 10 personas lo abandonan definitivamente. Las mujeres suelen abandonar en el momento del embarazo o si ha padecido un infarto. El hombre solo lo deja si ha padecido infarto o corre riesgo de contraer cáncer. El temor juega mucho en estos casos y cuando se ven acorralados en que están en peligro de fallecer, dejan automáticamente.

Claro que en la primera semana de dejar el cigarrillo, su calidad y expectativa de vida comienza a mejorar, aunque esto no quiere decir que más tarde a consecuencia de abusos, no terminen con enfisemas pulmonares o cáncer.

Pese a los aumentos en el precio de los atados de cigarrillo que hubo en este último tiempo, según los resultados de la encuesta el tema económico no constituye una razón de peso para dejar el cigarrillo.

Ahora bien, si realmente quieres a conciencia dejar de fumar, deberás ir bajando la nicotina, hasta que un día decidas realmente dejarlo, esto te llevará dos semanas. Irás apuntando en qué momentos coges un cigarro y el motivo que te llevó a fumar. De esta forma, estarás viendo que es lo que produce y hace que fumes. También es importante que acudas a un psicólogo y grupos de ayuda para dejar de fumar, pues solo no podrás hacerlo

Tips para dejar de fumar

• El ejercicio ayuda a relajarse, a despejarse, incluso una breve caminata te ayudará a oxigenarte amén de distraerte.

• Saca de tu casa todo lo que tenga que ver con el hábito de fumar, esto es ceniceros.

• Busca algo para tener las manos ocupadas, por ejemplo, una pelota antiestrés, masticar chicle, escribir. Trata de mantener la mente ocupada, no des espacio a que la mente te diga: ve y busca un cigarrillo

• Apúntate en un gimnasio, eso te ayuda a descargar tensiones y además te ayudará a estar mejor fisicamente.

• Llama a uno de tus “puntos de apoyo”: alguien a quien le comentaste que planeas dejar de fumar, y a quien podrás recurrir para recibir motivación y apoyo a lo largo de este duro proceso.

• Piensa en positivo. Cuanto menos pienses en fumar, más fácil será seguir. El querer es poder.

• En momentos de mucho estrés, piensa y recueda que cada día sin fumar implica que tu cuerpo está más saludable.

• Fijate que el dinero que ya no gastás en cigarrillos, podrás con él darte algún gusto como ir a un spa.

• En lugar de fumar, come una fruta.

• Aléjate del televisor y empieza una nueva actividad, no seas sedentaria(o).

• Comprate algo que te guste con el dinero que ahorraste por no fumar, por ejemplo: un pantalón, una camiseta.

• Tené a mano papel y lápiz para hacer garabatos cuando hables por teléfono.

• Evita el exceso de té y café: bebe infusiones descafeinadas o jugos de frutas.

• Elegí aquellos lugares donde sea imposible fumar como los cines, teatros, restaurantes.

• Si salís a comer, elegí espacios donde no esté permitido fumar, de esta forma no te tentarás.

• Asegurate de tener un plan para enfrentar la tentación cuando estés en una situación social.

• Cuéntale a todo el mundo que estás dejando de fumar.

• Después de las comidas, levántate de la mesa y busca alguna actividad como lavar los platos o barrer el piso

• Pediles a tus amigos que no fumen cerca tuyo o prohibiles fumar en tu casa.

• En el trabajo modifica la rutina de tus pausas, sal a beber una infusión o refresco en una terracita.

• Llamá a tus “puntos de apoyo” o reúnete con ellos.

• Al despertar,  ten el lema de prometerte no fumar durante ese día.

• Cepíllate los dientes inmediatamente después de levantarte y haz tu desayuno.

• Seguí un recorrido diferente para ir a trabajar. La novedad te distraerá y ayudará a romper con la rutina habitual.

• Inicia nuevas actividades de tiempo libre que mantengan ocupada tus manos y tu mente.

• Para calmar la ansiedad, come zanahorias, manzanas o apios.

• Llama por teléfono a un amigo o familiar para charlar un rato.

• Recuerda que la mayoría de los fumadores tienen una recaída por la tarde o por la noche.

Estamos seguros que si deseas dejar el cigarrillo, lo harás, cambia tu actitud, cambia tu hábito y así vivirás más sanamente

 

Related posts

Leave a Comment

*