Comer de todo un poco sin engordar

Comer de todo un poco

Seguramente habrás escuchado infinidad de consejos sobre dietas, tanto por televisión como por revistas e internet. Sin embargo, no se le da importancia a comer poco y de todo, masticando como corresponde. Solo tragamos, tragamos y tragamos. Se podría decir que ¿se trata de un buen recurso para adelgazar o simplemente es un consejo más, sin validez científica para obtener resultados?

Eliminar todo tipo de prohibiciones

Cuando vamos al nutricionista, nos indica una variedad de alimentos en pequeñas proporciones. Siempre va de acuerdo a nuestras patologías, peso, edad y contextura física. Entonces, ¿por qué eliminar todo tipo de prohibiciones al momento de hacer dieta?

Ya el hecho de pensar en dietas, lo primero que se nos viene a la mente es la palabra “prohibido comer” y no es así. Nuestras emociones están en juego, nos bloquea y no nos prepara para recibir una educación alimentaria. Los fundamentos son muchos, y nuestros pensamientos se llenan de palabras negativas, por lo cual a la larga la dieta se abandona y rechaza.

Si aprendiéramos a ser más flexible y sin mayores restricciones, guardando más la cantidad y calidad de lo que comemos, adoptaríamos una dieta en  la que se come de todo un poco como una muy buena alternativa cuando somos en realidad amantes de los alimentos calóricos y poco sanos.

Sin embargo, el consejo de comer “de todo un poco” no representa en nuestra mente y pensamiento, la posibilidad de comer pequeñas cantidades de alimentos para nada saludables a diario, aunque así es tomado por muchos en la actualidad, sino que más bien intenta hacer referencia a llevar una dieta variada, sin perder de vista las cantidades consumidas.

¿Qué es todo y qué es poco?

Si deseamos seguir el consejo nutricional de comer de todo un poco, y comer variedad de alimentos en pequeñas cantidades, deberíamos saber qué es ese todo y qué es ese poco o a qué hacemos referencia con pequeñas cantidades.

La realidad es que “todo” podemos interpretarlo como diferentes cosas, allí englobamos tanto alimentos sanos como no sanos, ricos como poco apetecibles, necesarios y simplemente tentadores a nuestros ojos. Por ello, dejar a criterio de cada persona la interpretación de este consejo puede conducirnos a errores nutricionales y pocos resultados al momento de adelgazar o estar en forma.

Por lo tanto, comer de todo debería hacer referencia a llevar una dieta variada, pero no una dieta variada en todo tipo de productos, sino una dieta en la que predominen diferentes alimentos saludables que se necesitan a diario y que se acompañen de la mínima presencia de un alimento placentero que puede o no ser sano, se entiende?

Por ejemplo, llevamos a diario una alimentación rica en gran diversidad de frutas y verduras, consumimos cereales integrales y legumbres varios cada semana y escogemos diferentes tipos de carnes magras a lo largo de la semana, pero además, incluimos un dulce pequeño cada día que puede ser un trocito de chocolate.

Bajo esta premisa, llevamos una alimentación equilibrada y saludable, pues ofrecemos todo lo que el cuerpo necesita en cantidades apropiadas y aquello no sano pero apetecible también se considera pero no predomina.

Comer de todo no implica comer a diario una pequeña porción de pizza, un pequeño bollo, una cantidad reducida de chucherías, una mínima porción de patatas fritas y muchas otras cosas más poco sanas, sino que para obtener resultados de este consejo, debemos atender las cantidades pero sobre todo, intentar comer todo aquello lo necesario para nutrir al organismo de forma variada y además, consumir un alimento placentero en reducidas porciones.

Por otro lado, el “poco” también puede ser variable de una persona a otra. Entonces, el “poco” también debe ajustarse a cada persona en función de sus necesidades básicas.

Claves para comer de todo un poco y adelgazar

Teniendo en cuenta lo antes dicho, este consejo nutricional puede aplicarse para obtener una dieta saludable y adelgazar siempre y cuando tengamos en cuenta los siguientes aspectos:

  • Comer todo tipo de alimentos saludables en cantidades apropiadas e incluir una mínima cantidad de alimentos placenteros.
  • Ajustar las cantidades a cada persona.
  • Variar los alimentos a lo largo del día y no en una misma comida.
  • Comer alimentos poco sanos a conciencia, despacio y sentados a la mesa.
  • Acompañar la dieta con otros hábitos sanos como ejercicio regular, descanso adecuado y actividades contra el estrés, ya que de esta forma será más fácil aplicar correctamente el consejo de comer de todo un poco a favor de un cuerpo en forma y una pérdida de peso razonable.

Comer de todo un poco puede ser un buen recurso para adelgazar, siempre y cuando lo apliquemos bien, pero controlando las cantidades y no perdiendo de vista la calidad de lo que comemos en ese “todo” diario.

Related posts

Leave a Comment

*