Confesiones de un joven anorexico

anorexia

¿Qué le pasa por la mente a un(a) joven que llega a la anorexia?

La anorexia afecta tanto a varones como a mujeres adolescentes. Este es el caso de Juan José quien ha vivido esta enfermedad en carne propia. Juan José nos comenta: -Pensaba en cada pedazo de comida que ingería y en el peso que iba a ganar. No me sentía cómodo conmigo mismo. Siempre fui objeto de burla en el colegio por ser “gordito”. Entonces me aislaba, me encerraba en mi cuarto, no tenía amigos.

De pronto conocí a un joven por internet, que me dijo: -mira, yo era como tu, y ahora estoy delgado. Voy al gimnasio y estoy a dieta, cambié mi forma de vestir. Me siento mejor cuando me miro al espejo. Hoy por hoy, las chicas se me acercan y “mis amigos me aceptan como soy”.

Después de esta charla con su amigo cibernético. Se dijo así mismo que jamás volvería a ser “el gordo” del que todos se burlaran. Por lo que se apuntó a un gimnasio y comenzó a hacer dieta por su cuenta buscado en internet. Su cuerpo fue cambiando con el paso de los meses.

Ya las chicas se acercaban a él. Comenzó a tener un grupo de amigos que lo aceptaban. Entonces su humor cambió a sonreír. Pero cada vez que se miraba al espejo, veía que no estaba delgado. Y el mismo joven que conoció quien le dijo que cambiara de hábitos, le confesó que para mantenerse y comer de todo, se ponía los dedos en la garganta para mantenerse en el peso. Y José Luis, comenzó a hacer lo mismo.

Confiesa que el tener un trastorno alimentario es muy duro para un joven, entender que ese no era el camino correcto para ser aceptado.

Confieso que un día después de ponerme los dedos en la garganta, comencé no solo a vomitar la comida, sino a vomitar sangre, aparte tenía dolores muy fuertes de estómago. Entonces me asusté mucho y llamé a mi madre. Cuando vio en las condiciones en que estaba, esto era: ver mi cuerpo en los huesos, vomitando sangre, enseguida llamó a la ambulancia para que me trasladaran al hospital. Allí fue donde mis padres se enteraron que padecía este trastorno alimentado llamado anorexia. Mis padres me abrazaron, no me reprocharon nada y enseguida se pusieron manos a la obra. Buscaron un sitio de rehabilitación, donde me enseñaron a comer, donde había psicólogos, y otros jóvenes como yo con este trastorno. Tardé unos dos años y medio para recuperarme, para cambiar todo un trastorno. Hoy sé que debo aceptarme tal cual soy y los demás deben aceptarme como soy. El espejo me devuelve la imagen de un Juan José saludable, sin miedo a recaer otra vez.

Preguntas al lector(a): Los jóvenes no se dan cuenta lo que es llegar a un trastorno alimentario para ser aceptados ¿Crees que la anorexia se trata de un capricho o rebeldía de juventud? ¿Cuáles son los factores para que un joven o jovencita llegue a ser anorexico(a)?¿quién tiene la culpa de que una persona llegue a la anorexia?

Related posts

Leave a Comment

*