Caso Nadia: curanderos, mentiras y estafas

Nadia1

No merecen llamarse padres

¿Se puede ser tan mentiroso y estafar a la gente para su propio bien, sin importar las enfermedades que los hijos puedan padecer?¿puede un padre y una madre burlarse de una sociedad que es solidaria ante casos extremos de salud?¿qué persona no va a ayudar a un niño, en este caso niña para que logren curar una enfermedad rara?¿qué les pasa por la cabeza a esos padres que usan el dinero para beneficio propio, en vez de invertirlo en la salud de una hija en este caso?

El padre que manifestaba ante las cámaras de televisión que su hija Nadia, antes no veía, no andaba y que el cerebro de la niña no crecía. Manifestaba un dramatismo que el propio Almodóvar podría contratarle por su buena interpretación de un cínico secundado por su propia esposa, aunque el cerebro es Fernando Blanco.

Cuando Nadia apareció en los platós de televisión, tenía tres años, le habían rapado el cabello y le acompañaba un peluche en su mano, mientras su padre en su momento decía que si no reunía en ese momento 60.000 euros, su hija podría fallecer antes de los siete años.

Pero no ha estafado ahora Fernando Blanco a la gente, hace tiempo ya incluso antes de que Nadia naciera. Un empresario de la Isla de Menorca, que quiso estar en el anonimato, ha confesado que: Fernando era un estafador profesional. Inclusive un mentiroso compulsivo y un gran actor, con una enorme capacidad inventiva. Hasta fui amigo suyo. Y además este mismo empresario, hace otra confesión: en el año 1994 aún era más estafador. Fernando Blanco llegó a la isla con 30 años y con un buen puesto de trabajo, pues era delegado de Cobega, la distribuidora de Coca-Cola. Controlaba todos los refrescos que se consumen en una isla del Mediterráneo. Manejaba mucho dinero. En el año 1997, esta misma empresa lo denuncia tras la estafa y falsificación de documento y va a la cárcel.

Después de esto, se va a Barcelona donde siguió estafando, a una empresa de seguros que le denunció también por estafa. Pero Blanco y su mujer seguían su gran tren de vida. Tenían y tienen chalet, comidas y cenas en buenos restaurantes. Como si de una persona ejecutiva se tratara. Llegaron a vivir en Ibiza,  pues allí se compraron un piso en una de las mejores zonas céntrica hipotecándola para luego rematarla porque no siguieron pagando.

Luego Fernando Blanco, trabajó en una bodega en Mallorca a la que también estafó y además se dedicó a la compra-venta de coches y también siguió estafando. Como se podrá apreciar, tiene un gran historial delictivo. Lo lamentable es que haya usado hasta su hija con la complicidad de su pareja.

Ya el juez ha dictaminado prisión provisional sin fianza a Fernando Blanco, el padre de Nadia. Y para la madre de Nadia, Marga Garau se dictaminó que está en libertad, ya que no existe el riesgo de fuga, pese a que se ordenó que comparezca periódicamente en el juzgado. Mientras el magistrado le retiró la patria potestad a los padres, pasándosela a un familiar de la parte materna. Si tendrá un régimen de visitas Marga Garau para ver a su hija.

Related posts

Leave a Comment

*