Malos tiempos para ir a Orlando

masacre en Orlando

Dos noticias que conmueven al mundo

Todo el mundo quiere ir a Orlando, pero, ¿qué seguridad hay para los turistas y lugareños? Por un lado hemos visto una masacre en un club nocturno llamado Pulse, donde 50 personas homosexuales murieron acribillados y unas 53 personas heridas por un hombre identificado como Omar Saddiqui  Mateen de 29 años. Los que presenciaron el horror de esta masacre, dicen que entró al sitio, y comenzó a disparar a mansalva, cubriendo todo de sangre.

Hombres y mujeres iban cayendo a medida que disparaba, algunos caían muertos, otros tantos heridos. Nadie podía escapar ante este horror que se vivió en pocos minutos. Al entrar al lugar, el alcalde Buddy Dyer, no daba crédito a lo que tenía delante de sus ojos. Dijo:”Hay sangre por todos lados”. 

El club nocturno llamado Pulse, es conocido como el club nocturno predilecto de la comunidad gay en Orlando,  y se estimó que había unas 300 personas en el lugar, en el momento de iniciarse los disparos. El asesino Omar Saddiqui Mateen, murió tras el enfrentamiento que hubo entre policías y este que portaba en su momento una pistola y un rifle de asalto, los cuales utilizó para iniciar un tiroteo masivo, alrededor de las 2 de la madrugada, hora local.

Niño devorado por un reptil en cercanías de Disney

Por otro lado, el día martes 14 de junio, otra lamentable noticia en Orlando anunciaban periódicos de todo el mundo. Un niño fue arrastrado un cocodrilo en cercanías del complejo Disney. La policía de Florida, sigue en la continúa búsqueda de un niño, de dos años de edad, quien fue arrastrado al fondo de las aguas de la Laguna de los Siete Mares por un cocodrilo, cerca de un complejo de Disney.

Niño devorado por un reptil
             Niño devorado por un reptil

El niño que estuvo en la orilla de la Laguna de los Siete Mares por el Disney Grand Floridian Resort and Spa en Orlando, mojándose los pies, de pronto apareció este caiman quien iba a devorar al niño, si bien el padre luchó con el reptil de dos metros de largo, no pudo hacer nada, pues se metió en el fondo de la laguna dijeron los funcionarios. Cincuenta policías del Estado de Florida y expertos en fauna buscaban al niño, explicaron las autoridades. Pero están casi seguros que el reptil se lo ha comido, no dejando rastros alguno.

 

Related posts

Leave a Comment

*