Ancianidad vs Cuidadores: un dilema

ancianidad vs cuidadores

La bisabuela de Beatriz y Adrián llegó a los 97 años de vida, y jamás ha estado en un hogar para ancianos. Los cuidadores fueron sus tíos abuelos, vivían en la misma casa, y de vez en cuando la visitaba una enfermera, hasta que al final contrataron a una enfermera-cuidadora. Hay que reconocer que Doña Teresa, siempre ha sido muy independiente, y de repente tener todos los días una enfermera a su lado, no era muy gracioso para ella. Pero lo aceptó. Ella tenía sus facultades intactas, pero reconoció que ya no era la misma de antes. Y ahí se replanteó el hijo de Doña Teresa, lo que es la ancianidad vs cuidadores.

Obviamente, necesitaba ayuda para algunas cosas y no debía quedarse sola, si los tíos abuelos iban por trámites o de visita al médico,  Doña Teresa estaría cuidada por unas horas. Esto les permitía que después del trámite o visita al médico, se dedicaran una hora para ellos yendo a tomar un café juntos. Y realmente, ese momento era como un bálsamo para ellos. Debemos decir que las familias latinas, son de cuidar de los suyos, tanto los hijos como los nietos por un lado y si hace falta, pues de los padres y los abuelos por el otro para cuidarse.

Esto está muy bien porque, entre otras cosas, demuestra que son una comunidad centrada en la familia, que es un valor bien importante. Y sin embargo, también tiene sus desventajas, como el pensar que cuidar de nuestros mayores es algo tan natural, que no hay por qué quejarse de ello ni buscar ayuda, cuando en realidad deberíamos encontrar información y apoyo. De lo contrario nos podemos incluso enfermar.

Ancianidad vs cuidadores

Cuidar de niños pequeños es agotador, pero tiene muchas recompensas. Vemos cómo los hijos crecen y luego se independizan y forman sus propias familias. Es ley de vida. Pero cuidar de familiares mayores o enfermos crónicos, es aún más cansador, y además no proporciona la satisfacción de ver progresar a la persona, sino que, tristemente, se trata de compartir su declive. Esto causa agotamiento emocional, mental y físicamente, y los que lo han pasado o están pasando, hasta se puede desembocar en una depresión, ansiedad, propensión a enfermarse y hasta sentir un envejecimiento prematuro dado el agotamiento que ello provoca.

Además de todo lo anterior explicado, cuidar de un familiar mayor, puede causar problemas financieros,  discusiones que se agravan durante épocas especiales. Todo ello, contribuye a que la familia tome decisiones que no son correctas, como llegar a separarse en vez de afrontar situaciones extremas.

Para evitar que el cuidar de un ser querido se convierta en una carga pesada de llevar, es importante buscar información, herramientas y recursos que ayuden a sobrellevar el día a día y también a planificar el futuro.

Tips para no caer en depresión

  • Enviar preguntas y dudas a un experto si tu familia tiene alguna enfermedad específica.
  • Consulta una enciclopedia médica, conocer todo sobre la enfermedad o cómo tu y los tuyos no caer en depresión, ansiedad, discusiones, etc.
  • Encontrar información para ayudarte a planificar el cuidado de tu ser querido desde hoy mismo hasta el fin de sus días, organizar las finanzas y documentos importantes y eventualmente, elegir un hogar apropiado si deseas colocarle allí e incluso a lidiar con el duelo y la pérdida.
  • Leer artículos, guías y libros, que te darán toda la información necesaria para cuidar de tu propia salud mental, física y emocional.
  • Tú también mereces tiempo para ti. Un masaje te ayudará a recuperar energía

Tips para cuidar de ti mismo si eres cuidador

  • Procura dormir lo suficiente, hacer ejercicios, aunque sea caminar un poco, y comer una dieta equilibrada. Esto te ayudará a no descompensarte.
  • Dedica unos minutos cada día a leer un libro, mirar una revista, meditar o rezar, esto despejará tu mente.
  • Busca un grupo de apoyo y habla con otras personas que estén pasando por lo mismo que tú.
  • Haz algo para ti de vez en cuando como: un masaje, una pedicura, acude al salón de belleza.
  • Ve al cine o al teatro y olvídate de tus responsabilidades por un rato. No tienes que estar esclavizado. La familia se puede turnar.

Todos estos consejos que hoy están vertidos aquí, son una ayuda para aquellos que somos padres, hijos, abuelos, nietos. Que nadie está exento de nada, porque alguna vez, llegaremos a viejos y no querrás que tu propia familia te abandone.

Related posts

Leave a Comment

*