Maltrato: Mis hijas nunca me perdonaron

Maltrato vs divorcio

Generalmente las mujeres que sufren maltrato, en un principio no son capaces de denunciarlo. Este caso, es de una mujer llamada Laura que ha sufrido maltrato y sus hijas no le han perdonado que ella abandonara a su padre.

Periodista: Dime Laura, ¿cómo ha comenzado todo este maltrato por parte del padre de tus hijas?

Laura: Yo me casé muy joven, embarazada. En ese entonces Pedro mi ex esposo, era un muchacho dulce, cariñoso, que me ama, pero jamás pensé que con los años cambiaría. De pronto veía que faltaba dinero del monedero, venía con humor de perros y si no le daba el dinero que cobraba de mi sueldo, me pegaba amén de gritos. No entendía por qué actuaba así conmigo?

Periodista: Jamás le has denunciado por malos tratos?

Laura: No. Luego de tanto maltrato,  descubrí que era ludópata. Si ganaba, se lo gastaba, pero jamás decía nada. Cada vez, fue a más y a más entre maltrato, juego, me obligaba a tener relaciones, tomaba alcohol, estaba cansada y decidí que me tenía que ir.

La decisión de irse de la casa

Periodista: Entonces, cuándo te vas de la casa. ¿Haces alguna denuncia?¿dónde te vas a vivir?

Laura: Cuando decidí irme, no puse denuncia de nada. Simplemente, hice las maletas. Anuncié que me iba y me fui a vivir dentro de mi coche. Mis cuatro hijas quedaron con su padre.

Periodista: Pero, ¿te diste cuenta que habías abandonado a tus hijas a su suerte con una persona que era adicto al juego y al alcohol?

Laura: Si, soy consciente, pero es que no tuve opción. Ellas iban a tener un techo, comida. Y yo solo mi maleta y el coche donde comería lo que pudiera y dormir allí. Entonces, ese actuar, mis hijas me hicieron la cruz. Me condenaron por irme y abandonarlas. Ya que su padre no quería el divorcio.

Hoy por hoy sigo buscando

Periodista: Hoy por hoy. ¿Cómo está la situación de tu vida y la de ellos?

Laura: Tenía un trabajo de interna y con eso me sostenía. En mis horas libres iba y voy al gimnasio para despejar mi mente y no pensar. Estoy en pareja con un hombre al que conocí en la calle de casualidad, si bien es bueno, como pareja no me llena. Solo estoy con él porque no tengo trabajo. No soy feliz. Quiero encontrar mi propia felicidad, alguien que me quiera y respete.

Tres de mis hijas están con su padre, que sigue en igual forma. Son ellas las que aguantan que su padre le quite el dinero para jugar cada día, lo sostienen. Y una de mis hijas vive con su pareja en un piso a parte. He vuelto a hablar con mi hija menor, con las otras tres mayores las amo con toda el alma, hablamos poco. No me perdonan el abandono hacia su padre en vez de ayudarlo a que se recupere de sus dos adicciones. Pero es que ya no hay nada entre mi ex y yo. Me podrán juzgar como madre, como esposa, quizás no he sido perfecta, pero de mi, ¿quién tiene piedad? Ellas veían cuando su padre me pegaba y sacaba el dinero.

Agradecemos este testimonio de Laura, un testimonio fuerte, que da para pensar. En el caso de ella, tu como mujer, ¿hubieras actuado igual?

Related posts

Leave a Comment

*