Discapacidad o Incapacidad, ¿abusos?

Discapacidad o Incapacidad

Las personas, a veces ante la ignorancia, confunden el termino discapacidad con incapacidad para hacer algo. Es muy triste cuando se burlan o se abusa de un discapacitado o incapacitado. Pero, es menester aclarar ambos términos:

Periodista:¿Qué diferencia hay entre los términos: discapacidad e incapacidad?

Dr. Roberto Ayala: Bien, vamos a aclarar estos términos para que queden claro a todos los lectores. La discapacidad es la restricción o ausencia, por motivos físicos, sensoriales o psicológicos, de la capacidad de realizar una actividad, en la forma considerada normal para un ser humano. Una persona con discapacidad, es aquella que tiene una limitación para el desarrollo de algunas de las tareas cotidianas de la vida.

En cambio la incapacidad, en el ámbito laboral, es la situación en la que un trabajador, no está capacitado para realizar un trabajo o cualquier trabajo, dependiendo del grado de incapacidad. Por lo que un trabajador puede ser discapacitado, y no tener una incapacidad o al revés. Por ejemplo: una persona con hemofilia tiene una discapacidad, pero es perfectamente capaz de trabajar o un trabajador con depresión crónica, puede tener una incapacidad permanente total para su trabajo habitual, si es un conductor de camiones, pero no tiene ningún grado de discapacidad.

Gobierno, empresarios en la mira

Periodista: ¿Es verdad, que el gobierno y los empresarios abusan del discapacitado?

Dr. Roberto Ayala: Se podría decir, que tanto gobierno como empresarios, hacen contratos de forma “legal” pagando al discapacitado 600 euros mensuales, que es lo que está estipulado por ley y es donde el empresario aprovecha a tener empleados “discapacitados” para cobrar beneficios, que van hasta los 3.600 euros

Periodista: Aquí hablamos con Abel Palacios que es sordo agudo, usa audífonos y nos va a comentar su caso.

Abel Palacios: Lamentablemente me ha pasado en cinco ocasiones, en que he ido a empresas donde “me han cogido para trabajar”, me han hecho contratos por un año y después que cobran “sus beneficios” me han tirado a la calle poniendo como excusa, que no he pasado la prueba. Y no es delito para las empresas seguir cogiendo a “discapacitados” para cobrar los “beneficios” que le da el gobierno.

Periodista: ¿Ha denunciado esto a alguna empresa por despido improcedente?

Abel Palacios: Si, y se los he ganado a tres de las cinco empresas que me han hecho trabajar 14 horas, sin pagas extras y ateniéndose al pago que estipula el gobierno de 600 euros por jornada de 8 horas.

Related posts

Leave a Comment

*