Aceptar, soltar lo malo y continuar

Es época de hacer reflexión

Estamos en el último mes del año, es una verdadera oportunidad para nosotros, tomar conciencia para analizar en qué lugar estamos parados.

Nuestra vida gira constantemente, nada es seguro. Pero si hay algo que existe y no le prestamos atención, pues simplemente la mente lo anula y dice:“no existe”.

Según la física cuántica, estamos inmersos en un mundo de infinitas posibilidades que no aprovechamos al máximo, y de las cuales, se manifestará aquella en la que nos llame nuestra atención.

Estamos prontos a las fiestas y a despedir un año, cerrando un ciclo. Y así como todo final, implicará un inmediato comienzo, porque estaremos a las puertas de un nuevo año. Una nueva etapa en nuestras vidas, un nuevo comienzo, si es que así como lo queremos y pensamos.

Periodista: ¿Qué alto porcentaje de nuestro foco atencional tiene que ver con aspectos de nuestra vida que no nos hace sentir bien en esta época del año?

Dr. Rubén Estrada: Lamentablemente, siempre reiteramos la dirección de nuestra atención en aquello que deseamos, pero por no seguir nuestra meta como corresponde, nos sentimos que no hemos hecho lo suficiente al recorrer el camino que nos hemos fijado. Por lo que en las fechas festivas, se siente una desazón. Aunque hay otras que si han logrado las metas propuestas, pero hay un vacío emocional como por ejemplo: una ruptura de pareja, personas queridas que ya no están, etc.

Periodista: ¿Es necesario sentirse bien en las fiestas?¿se necesita cambiar de actitud?

Dr Rubén Estrada: Es necesario tener un cambio de actitud en todo sentido, desde adentro hacia afuera para empezar. Las fiestas son para vivirlas, para gozar, para reír y compartir desde la Nochebuena hasta Reyes. No podemos vivir siempre en la negatividad. Cada vez que se vienen estas épocas, lo primero que hacen los adultos es pensar en el suicidio porque se sienten solos, otros hacen que sus hijos no vivan las fiestas como corresponde porque ellos les transmiten su negatividad haciéndoles ver que no se tiene trabajo, que la familia no es lo mismo como en épocas pasadas, y así miles de excusas.

Es necesario revertir toda posible negatividad y aprender a programar el cerebro, a que se puede lograr todo lo que uno se propone. Que faltarán personas en las fiestas, es normal. Algunos han partido porque su misión ya se cumplió en la tierra. Que no se puede reunir a toda la familia por distancias, no pasa nada, solo se debe aprender a aceptar lo que nos toca vivir.

Hay que aceptar la vida como viene, hay que soltar a las personas, a las cosas que tenemos amarradas y hay que seguir en este paso por la vida.

Empecemos a cambiar de actitud ante la vida, aceptemos aunque no comprendamos en su momento, pero que todo tiene un sentido, soltemos a lo que nos aferramos, porque nada nos pertenece, nada es nuestro. Caminemos aprendiendo a gozar, reír y a compartir.

Estas fueron las palabras y el corto reportaje que nos ha permitido conocer el Dr Rubén Estrada. ¿Desarrollaremos una atención que se queda con lo que nos resulta nocivo, tóxico? ¿O una atención que busca superarse, buscar el desarrollo de la creatividad para dejar de dormir en la automaticidad y despertar la conciencia al darnos cuenta de que siempre hay mucho más de lo que estamos viendo y encasillados?. Hay miles de opciones para interpretar la realidad, hay infinitas maneras que nos permiten sanar. Pero todas ellas serán inocuas, hasta tanto no tomemos la decisión de hacerlas formar parte de nuestra vida.

Related posts

Leave a Comment

*