Aguas termales: son un gran beneficio

Aguas Termales

Aguas termales para tratar la salud

Las aguas termales, pueden ser muy favorables para la salud de personas adultas, adolescentes y niños. Estas aguas, suelen tratar determinadas dolencias, solo debemos tomar ciertas precauciones, para que nuestro cuerpo no experimente reacciones adversas, como mareos o bajadas de tensión. En varios sitios de España y del mundo, hay piscinas en establecimientos y al aire libre donde se pueden aprovechar estas aguas.

Estas aguas termales, provienen de las capas subterráneas de la tierra. A mayor temperatura que la superficie y son ricas en varios componentes minerales. Se suele recomendar y utilizar en tratamientos terapéuticos, sobre todo en forma de baños, pero también irrigaciones, inhalaciones y calefacción. Suelen ubicarse por lo general, en una falla terrestre y suben en forma de vapor o de agua caliente a la superficie. Pueden estar compuestas por diversos minerales, como ser: hierro, cloro, azufre, magnesio, cloro, calcio, sodio y bicarbonato.

¿Sabías que cualquier país puede tener aguas termales en su territorio? Algunas de las fuentes de aguas termales más importantes del mundo se ubican en: Puerto Rico, Honduras, Estados Unidos, Panamá, Chile, Perú, Bolivia, Colombia, Japón, Islandia, México,  es el país, que más ofrece, con casi 20 piscinas naturales, Nueva Zelanda, Venezuela, Uruguay, Argentina y España.

Efectos de las aguas termales

  • El agua mineralizada o termal, caliente tiene diversos efectos en el cuerpo tanto de hombres como las mujeres. Se pueden dividir en tres tipos: químicos, físicos y biológicos, pero todos actúan al mismo momento. El baño, aumenta la temperatura corporal, mata gérmenes y virus, incrementa la presión hidrostática, la circulación sanguínea y la oxigenación, ayudando a disolver y eliminar las toxinas.
  • Como aumenta la oxigenación, mejora la alimentación de los tejidos en general, ayudando así en los procesos metabólicos y estimulando las secreciones del estómago y el hígado, facilitando la digestión.
  • Si se repiten los baños termales por períodos de tres o cuatro semanas, se pueden normalizar las funciones endocrinas y el funcionamiento general del sistema nervioso.
  • También se ha comprobado que mejora y estimula el sistema inmune que relaja la mente, aumenta la producción de endorfinas y regula las funciones glandulares. Estos efectos en el cuerpo se deben a los minerales que contienen las aguas, como: el magnesio, calcio, azufre y carbono.
  • Existen a su vez enfermedades de la piel que se pueden mejorar notablemente con la visita periódica a los centros termales, en especial los que contienen azufre. Los trastornos que más se ven beneficiados son la psoriasis, los hongos y la dermatitis. También sirven para curar heridas y diferentes lesiones en la dermis.

Esperamos que no demores tu visita a las aguas termales si realmente, padeces alguna de estos malestares en la salud

Related posts

Leave a Comment

*